Poder y Control

La definición de control por Michel Foucault , filósofo, historiador de las ideas, psicólogo y teórico social francés. La sociedad moderna ejercita sus sistemas de control de poder y conocimiento”. También explica que el poder ya no se hereda ni se impone ya que en la actualidad se construye utilizando mecanismos de bloqueo y de control. Los medios de comunicación regula el tiempo de descanso, entretenimiento y ocio y por eso controla. Los convierten en instrumentos de regulación y control de la vida social a través de la inducción de pensamiento. En la sociedad contemporánea los mecanismos de control se ejercen a través de los aparatos de encierro, a los que están sometidos los individuos por la estructura de dominio.
El entramado de poder, conocimiento y subjetividad toma formas y mecanismos diferentes en las sociedades disciplinarias y en las de control.
En las disciplinarias, el poder viene ejercido sobre todo a través de las instituciones, y toma forma de “normalización” (prevención y “encauzamiento” de desviaciones) de las conductas, actitudes, aptitudes, etc.
En las sociedades de control, el poder toma formas más sutiles e internalizadas, que se valen de las aspiraciones y deseos, las identificaciones, búsqueda de autorrealización, vivencia de la sexualidad, del propio género… Es decir, promueve en las personas inquietudes, motivaciones y estilos de vida acordes con los de la sociedad (entre los que podemos encontrar el consumo, la rentabilidad, el individualismo, la eficiencia, el orden social). Por la construcción de esas subjetividades determinadas, se consiguiría que los individuos se autogobernaran, en base a los intereses políticos dominantes.
Una célebre frase acuñada por el historiador británico John Emerich Edward Dalkberg Acton, dijo: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Profesor en Historia y Escritor afiliado a SADE: Felipe Armando González