Saltar al contenido

De civil para la represión

La revelación de la madre de uno de los policías heridos

La mujer contó que su hijo, que pertenece a Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad, fue de civil al Congreso. Y que por eso habría sido herido por sus propios compañeros de fuerza.

Las fotos mostraron a policías de civil realizando detenciones de los manifestantes.
Las fotos mostraron a policías de civil realizando detenciones de los manifestantes. 
Imagen: Gonzalo Martinez

El presidente Mauricio Macri sufrió un inesperado traspié a raíz de que la madre de un policía contó que su hijo recibió un impacto, pero no de los manifestantes, sino de los otros efectivos de la fuerza. Es que el policía –según contó su madre– revista en la división Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad y estaba vestido de civil. Macri visitó a los policías heridos sólo denunciando la violencia de los manifestantes y sin hacer mención al tremendo accionar policial en el que tres de los participantes de la marcha terminaron con el riesgo de perder un ojo. A eso se suma ahora el policía herido por sus colegas. Durante la visita de Macri al Churruca el mandatario se despachó con un exabrupto machista al dialogar con uno de los heridos, Maximiliano Russo, del cuerpo motorizado, quien recibió un impacto cerca del ojo. El Presidente le dijo, jocoso: “tenés una esposa demasiado linda para mirarla con un ojo solo”.

“No tenía escudo él, no tenía casco, no tenía nada –le dijo la madre del policía a A24–. Al ser de civil él supongo que lo deben haber confundido, porque él trabaja en la División de Robos y Hurtos”. Los dichos de Laura –que no quiso dar el nombre de su hijo por razones de seguridad– dejan en claro que los policías tiraron indiscriminadamente y pusieron en riesgo la vida de los manifestantes. Pero también vuelve a poner sobre el tapete que hubo efectivos actuando de civil. En fuentes del gobierno de la Ciudad argumentan que el policía herido de Robos y Hurtos usó indumentaria identificatoria, un chaleco o una remera o una campera. Sin embargo, los testigos mencionan que los policías actuaban sin identificación y se ponían el chaleco o la remera en el momento de hacer detenciones. Eso explica por qué el efectivo resultó herido: se supone que un compañero de la fuerza distingue los colores, por lo general bordó, de un integrante de la Policía de la Ciudad. Entonces, o bien dispararon tan al voleo que le pegaron a cualquiera o no tenía puesto ninguna indumentaria identificatoria. 

La jueza Patricia López Vergara fue muy clara en su resolución del domingo. Le advirtió a la Policía de la Ciudad que los efectivos no podían llevar balas de plomo, que debían portar identificación en su uniforme y usar gases y municiones de goma sólo como último recuso y a una distancia que minimizara las consecuencias nocivas. También debían estar identificados los vehículos. La resolución produjo una feroz crítica de Macri cuando, en verdad, la magistrada sólo ordenó que se cumpla con la ley 5688 que regula a la Policía de la Ciudad y en especial los artículos que marcan la actuación en manifestaciones. El Presidente, en cambio, dio a entender que se dejó desprotegidos a los policías, pero no se animó a sacar la conclusión tácita: que –según él– los efectivos debieron usar balas de plomo. Pese a las críticas, la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo le dió la razón a López Vergara y confirmó esa parte de su resolución. Y en una evaluación posterior a los hechos, no es descabellado inferir que la jueza tal vez haya evitado alguna muerte. 

Los dichos de la madre del policía demuestran igualmente que la resolución no se cumplió o se cumplió a medias. El operativo tuvo muchas debilidades, en especial el armado de vallas a casi 200 metros del Congreso, lo que implicaba que los manifestantes no podían hacer oír su reclamo. Eso provocó una presión sobre las vallas que un grupo de policías no pudo resistir. Roto el dique, se llegó a lo que es prioritario evitar: el cuerpo a cuerpo. Y eso derivó en que la respuesta a un grupo de 100 o 200 violentos terminara en una batalla campal en el que las fuerzas de seguridad otra vez hicieron lo que quisieron. En ese marco, los policías le dispararon a su propio compañero y casi le producen la pérdida del ojo, como acreditó su madre. 

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La palabra absoluta

Un sitio para tu disfrute. ¡Agasájate!

A %d blogueros les gusta esto: