ACTIVAS GESTIONES DE MAYANS Y GONZÁLEZ EN EL SENADO PARA MODERAR TARIFA ELÉCTRICA

A través de sendos proyectos –uno de declaración y otro de comunicación-, los senadores del PJ de Formosa, José Mayans y María Teresa González, acentúan sus gestiones a fin de lograr una respuesta efectiva a los altos aumentos al servicio de energía eléctrica que dispuso el Estado Nacional y que afectan la ya deteriorada situación social de la población.

Por una parte, con un proyecto de declaración buscan que el Senado exponga su “preocupación por la falta de respuestas y de equidad social ante la situación crítica en la que se encuentran los usuarios  de energía eléctrica en general, y los que nos cuentan con acceso a la red de gas natural en particular, para afrontar los constantes aumentos que impone el gobierno nacional, ya sea mediante el incremento de los precios en el Mercado Mayorista y/o la quita de subsidios”.

En los fundamentos los senadores formoseños se retrotraen a las resoluciones nacionales 6 y 7, aprobándose una suba de tarifas, además de la quita de subsidios que advirtieron no tiene un impacto uniforme en las distintas provincias y hogares. “Ello se debe a situaciones variables en la estructura de costos del servicio, a características regionales y a factores económicos, señalando a modo de ejemplo que la densidad poblacional de una localidad resulta determinante en los costos de distribución eléctrica y, en igual sentido las distancias de los centros de generación tienen su impacto en cuanto a los costos de generación”.

Marcan que el factor regional como el climático debe incorporarse insoslayablemente, dado qie en provincias como Formosa los 40 grados como media se registran al menos durante cinco meses al año.

En la misma línea aluden al no acceso a la red de gas natural que convierte a los usuarios en electrodependientes, aspecto señalado que el mismo ENRE tuvo en cuenta para hacer excepciones en los reajustes tarifarios.

Finalmente sitúan al factor económico, planteando tenerse en cuenta el ingreso per cápita como “indicador de las desigualdades estructurales que aun subyacen en nuestro país”.

Concluyen diciendo que “todo ello nos conduce a la necesidad de encontrar una herramienta que permita corregir los impactos de la quita de subsidios a la energía eléctrica, mas aun teniendo en cuenta que la política de subsidios permitió dotar de una competitividad trascendental a nuestras industrias”.

Informes

Por otra parte, también Mayans y González, ingresaron otro proyecto, en este caso de comunicación, pidiendo una serie de informes al estado nacional.

Es así que piden se detalle los montos de las partidas presupuestarias destinadas a subsidiar los consumos de energía eléctrica para los periodos 2016, 2017 y 2018. En función de estos datos, plantean discrimen cuanto representan esos montos, en términos relativos, en el total del presupuesto de cada periodo.

Asimismo y tras señalar que CAMMESA informe que en los periodos 2015 y 2016, el precio monómico representativo de costos total de operación del Mercado Eléctrico Mayorista fue de 654 $/MWh y de 1055 $/MWh, respectivamente.

Partiendo de esa base es que se pidió informar:

Los valores del precio monómico de la energía eléctrica para los periodos 2017 y 2018: el nivel de incidencia, en términos relativos y absolutos, en la variación del precio monómico que tuvieron.

Otro aspecto que piden se informe tiene relación con la estimación del poder Ejecutivo Nacional para el periodo 2019.

También plantean que se indique que además de la Tarifa Social que otras políticas diferenciadas, en función que el NEA no tiene gas natural, se plantea aplicar ante los nuevos precios a la energía.

Interrogan si la cartera de Energía de la Nación realizo estudios de impacto social y económico ante los nuevos aumentos, y de ser así que resultados estos arrojaron para la región noreste.

Se advierte que “una de las características propias de la región NEA, es que las demandas máximas de energía eléctrica se producen principalmente en los meses de verano, originadas por las elevadas temperaturas, y registrados en su mayoría en horarios de la tarde. Estos hechos, sumados a que la principal demanda del consumo energético la realizan los usuarios residenciales (64%en promedio), produce que las potencias máximas en la Región NEA se deban fundamentalmente al uso de equipos de refrigeración”.

Para corroborar lo anterior, se puede observar la cantidad de días con temperaturas superiores a 30°C y 34°C, así como los valores de las temperaturas máximas registradas en el último período estival en la región. Desde diciembre 2016 a Febrero 2017 la cantidad de días con temperaturas superiores a 30°C superó el 60% del total de días de cada mes, con un máximo del 87% en Febrero, mientras que en Marzo 2017 se reduce al 52%. De igual manera, la cantidad de días con temperaturas superiores a 34°C fueron del 40%, 55% y 61%, de Diciembre 2016 a Febrero 2017, respectivamente. Siendo las temperaturas máximas muy elevadas, con picos de 39°C en Enero y Febrero.

A su vez, señalan la “necesidad de usar la energía eléctrica para acondicionar los hogares durante el período estival, trae aparejado el incremento de las facturaciones por el consumo energético que tienen que afrontar los usuarios. Lo cual, se torna mucho más desfavorable en este contexto de aumento progresivo de las tarifas eléctricas registrado en los últimos dos años y en las proyecciones para el futuro”.

 De esta manera, la necesidad de actualización de los Valores Agregados de Distribución por parte de las Distribuidoras, junto con la quita progresiva de subsidios a la energía eléctrica mayorista, resulta una combinación negativa que atenta contra las economías familiares del País. Pero fundamentalmente sobre regiones como el NEA que poseen los salarios promedio más bajos.

A pesar que el NEA se ha favorecido por la ampliación del rango de energía por precios completamente subsidiados con la Tarifa Social, existe una gran franja de la población que no es alcanzada por estos beneficios, sino que más bien ha sido afectada negativamente por estos incrementos en las tarifas eléctricas. Más aún, sabiendo que en los meses de elevadas temperaturas resulta dificultoso disminuir los consumos para acceder a las bonificaciones por ahorro de energía.

Todo lo anterior refuerza la necesidad de contar en el NEA con un tratamiento similar a las Provincias del Sur Argentino. Así, se le solicita la suspensión de quita de subsidios a la energía eléctrica mayorista para el NEA, ya que en nuestra región las inclemencias climáticas en los meses de verano aumentan el consumo energético de los hogares para refrigerarlos y, por lo tanto, los importes facturados, de igual manera que en las Provincia del Sur en los meses de invierno se incrementa el consumo de gas natural para calefaccionar los mismos.

Por la importancia del tema aquí tratado y la imperiosa necesidad de contar con información para generar políticas que mitiguen la desmesurada quita de subsidios y el desconocimiento del Gobierno Nacional a las particularidades territoriales del NEA, es que solicito a mis pares el acompañamiento a este proyecto.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s