Skip to content

Femicidio íntimo con arma reglamentaria

Un gendarme asesinó a su ex pareja e intentó matar a la hija de ambos y su ex cuñada

Un gendarme discutió con su ex pareja, integrante de la policía local de Luján. Luego le quitó el arma reglamentaria, le disparó a quemarropa, intentó matar a la hija de ambos, a la hermana de su ex mujer y finalmente se suicidó. 

Los crímenes se cometieron en una casa del barrio Bicentenario.
Los crímenes se cometieron en una casa del barrio Bicentenario. 
Imagen: Lapostanoticias.com.ar

Una mujer murió baleada por su ex pareja, un gendarme, quien también disparó contra la hija de ambos –quien permanece internada por las heridas– y luego se suicidó, en la casa de General Rodríguez donde vivía la mujer. También resultó herida por los disparos la hermana de mujer, quien ayer estaba internada en el mismo hospital que su sobrina. Fuentes judiciales informaron que el ataque ocurrió a la mañana en la casa 58 de la manzana 41, en el barrio Bicentenario, donde residía Guadalupe Amarilla, de 30 años, quien trabajaba en la Policía Local de Luján y en ese momento se hallaba junto a una de sus hermanas.

Cerca de las 10, el integrante del Ejército Daniel Quintana, ex esposo de Amarilla, llegó a la vivienda a bordo de una moto y junto a la hija menor de edad de ambos comenzó a discutir con la mujer, según reconstruyeron los investigadores. Luego, los vecinos escucharon entre cinco y siete disparos que le provocaron la muerte a Amarilla y a Quintana, y heridas de bala a la hija de ambos y a la tía de la chica.

De acuerdo con fuentes de la investigación, los relatos de los testigos permitieron establecer la hipótesis de que Quintana arrebató el arma reglamentaria a su ex esposa, le disparó primero a ella y luego a su hija y su ex cuñada, y luego se suicidó con la misma pistola 9 milímetros.

Sin embargo, en la escena del crimen los peritos de la Policía Científica secuestraron una segunda arma de fuego, calibre .380, que se cree era la que cargaba Quintana. Los investigadores señalaron que Quintana no llegó a usarla, porque todas las vainas servidas incautadas en el lugar eran 9 milímetros. 

“Tenemos que esperar a los peritajes para determinar si hubo un tiroteo, pero por la posición de los cuerpos parece un femicidio seguido de suicidio”, indicó un vocero que añadió que Quintana “presentaba un balazo en el cráneo como si hubiese sido autoinfligido”.

Daniel, un vecino que vive enfrente de la casa donde fue asesinada Amarilla, contó que el dormía cuando escuchó los primeros disparos. “Estaba durmiendo y escuché dos detonaciones y gritos. Se frenó un poquito y después miré por la ventana de ellos que da al frente de mi casa y vi fogonazos dentro de la vivienda”, relató al canal Todo Noticias. Este vecino contó que después de los disparos vio a la hermana de Amarilla salir de la casa a los gritos y “toda ensangrentada” ya que había recibido un disparo en el rostro.

Ante esta situación, el vecino llamó a la Dirección de Tránsito, desde donde alertaron a la Policía, que al arribar al lugar encontró a Quintana y Amarilla muertos dentro de la casa y a las otras dos víctimas heridas.

Las fuentes indicaron que la hija de la pareja y su tía fueron trasladadas en una ambulancia del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) al Hospital Vicente López de General Rodríguez, donde ayer permanecían internadas en grave estado pero fuera de peligro.

El vocero de la investigación informó que la hija de la víctima tiene heridas de bala en un brazo y en el glúteo, y siempre estuvo “lúcida”. Por otra parte, los médicos analizaban derivar a la tía a una clínica especializada ya que el balazo le impactó en un ojo. 

Tanto Daniel como otros vecinos y familiares directos de Amarilla confirmaron que la mujer y Quintana estaban “separados” desde hacía meses aunque ninguno confirmó si existían antecedentes de violencia de género en la pareja. “Los testigos consultados hasta el momento dijeron no haber visto o escuchado discusiones o peleas previas”, dijo el investigador judicial y agregó que, según la familia de Amarilla, la separación de la pareja se produjo a principios de este año.

Siempre en base a estas testimoniales, luego de la separación, Quintana se mudó a otra casa por la zona aunque por su trabajo en el Ejército viajaba seguido.

La investigación del crimen quedó a cargo del fiscal Federico Luppi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 de Moreno-General Rodríguez, quien inició actuaciones por “homicidio calificado por violencia de género” en un caso y en grado de tentativa en los otros dos, además de “averiguación de causales de muerte” respecto a Quintana.

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: