Saltar al contenido.

Bajados del colectivo por el delito de ser morochos

La odisea de dos adolescentes en manos policiales

Policías de la comisaría 5ª de Lanús hicieron bajar a los chicos del colectivo sin motivo alguno. Luego los maltrataron, golpearon y llevaron sin dar parte al fuero de menores a la seccional, la misma que hace un año reprimió en un comedor comunitario.

La comisaría 5ª de Lanús, donde fueron detenidos y golpeados los dos hermanos.
La comisaría 5ª de Lanús, donde fueron detenidos y golpeados los dos hermanos. 
Imagen: Joaquín Salguero

Dos hermanos de 15 y 17 años, que fueron robados y golpeados por un grupo de jóvenes a la salida de la secundaria a la que concurren, en el barrio porteño de San Cristóbal, en lugar de ser asistidos por la policía, fueron maltratados y agredidos por uniformados de la Ciudad y de la Bonaerense. El calvario empezó cuando dos agentes de la Ciudad de Buenos Aires los dejaron a merced de quienes los robaban, pero lo peor pasó después, en Lanús, donde viven con su familia, porque cayeron en manos de un numeroso grupo de agentes de la comisaría quinta de ese partido. Los dos chicos, sin motivo alguno, fueron retenidos durante doce horas, tiempo en el cual fueron golpeados, amenazados y, para colmo, se les abrió causa por una supuesta “resistencia a la autoridad”.

La familia, que ahora presentará una denuncia judicial para que se sancione a los policías involucrados en la retención ilegal, criticaron la actitud del secretario de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz, quien enterado de la detención ilegal de los dos chicos, le aconsejó a la madre que aceptara firmar el acta por “resistencia a la autoridad”. El funcionario, que ni siquiera concurrió a la comisaría para interesarse por la situación de los chicos, les dijo a los familiares telefónicamente que “después iba a ocuparse de que la causa quedara sin efecto”, según relataron las víctimas a PáginaI12.

El miércoles 4 de abril al mediodía, los hermanos J. C., de 15 años, y F. C., de 17, salieron como todos los días de la Escuela Normal 8 en la que son alumnos regulares, en La Rioja entre Humberto Primo y Carlos Calvo, en el barrio porteño de San Cristóbal. En la puerta del colegio, fueron hostigados por un grupo de seis pibes a los que conocen porque “siempre andan buscando problemas”. Los rodearon con fines de robo y amedrentar a un amigo que estaba con ellos. F. C. intervino “para separar” y como respuesta, recibió una trompada en el rostro que le abrió una herida. “De ahí en más me pegaron entre todos, me caí al piso y me empezaron a patear por todos lados”. 

J. C., para evitar que le siguieran pegando a su hermano, fue hasta la esquina de Rioja y San Juan, para pedirle ayuda a un policía de la Ciudad, que en lugar de intervenir para terminar con la desigual pelea, le pidió al chico los nombres de los agresores, algo que no sabía. J. C. volvió para ayudar a su hermano y a su amigo, pero de pronto apareció otro agente policial, un hombre mayor, que en lugar de separar o de increpar al grupo que los golpeaba, le pegó un bastonazo en la cabeza al denunciante. Los chicos que los agredieron conversaron luego amablemente con los dos policías y se fueron a la plaza Martín Fierro. Mientras tanto, F. C. comprobó que en la pelea le habían robado el celular, pero los agentes no le prestaron atención. La agresión ocurrió en la puerta de la escuela, llena de gente, pero nadie hizo nada para impedir que golpearan a los tres chicos.

Después de pasar por la casa de un amigo, donde F. C. se puso hielo para disminuir la hinchazón en el rostro, los hermanos caminaron hacia Parque Patricios y tomaron el colectivo 31, para emprender el regreso a su casa, en Lanús. Como si fuera una sesión de películas de terror en continuado, cuando el micro iba por la ribera del Riachuelo, del lado de la provincia, al llegar a la calle Pellegrini 2060 –lo recuerdan porque anotaron el número de la placa ubicada en el frente de una casa–, el vehículo de pasajeros fue detenido por agentes de la Comisaría quinta de Villa Diamante, partido de Lanús. Mal día para los hermanos, porque ellos fueron los únicos obligados a bajar del colectivo. 

“Subieron dos oficiales y nos dicen directamente: ‘Ustedes dos vengan para acá’”. Sin tomar en cuenta el rostro golpeado de F. C., y la remera desgarrada de J. C., les hicieron poner las manos sobre uno de los laterales del colectivo, los palparon de armas y los maltrataron. Cuando J. C. quiso contar lo que les había pasado antes, uno de los policías comenzó a zamarrearlo y cuando F. C. trató de intervenir le pegaron “una trompada en el estómago” que lo hizo doblar del dolor. El enojo del policía con J. C. fue porque el chico le dijo: “Vos no me podés revisar porque soy menor”. La respuesta del uniformado fue: “Yo estudié dos años para saber lo que tengo que hacer y este pendejo me viene a dar instrucciones a mí”.

Por su parte, antes de recibir la piña en el vientre, F. C. le había dicho en la cara al mismo oficial: “¿Por qué nos bajaron a nosotros, porque somos negros? ¿Por qué no bajaste a nadie más del colectivo?”. El micro, a todo esto, siguió su ruta sin ellos, obligados a permanecer de pie, con las manos sobre uno de los patrulleros, durante casi una hora. Los chicos estaban rodeados por ocho uniformados, entre ellos dos mujeres policías, que estaban en cuatro móviles; ninguno llevaba identificación en el uniforme. Al maltrato físico se sumo el verbal: “Pendejos, la concha de su madre, les vamos a arrancar la cabeza, qué nos vienen a decir lo que tenemos que hacer”. Los trataban “como si fuéramos chorros y contaban lo que les hacían a los que caían en la comisaría quinta”. Entre las muchas “hazañas” que contaban los policías, entre risotadas, era que “a los pibes les hacían disparos con balas de goma ‘para que caminaran más rápido’”.

Uno de los policías, el más veterano, manipulaba en forma amenazante la escopeta reglamentaria, y una de las mujeres acariciaba el arma que tenía en la cintura. Ante esta situación, creyendo que nadie de su familia sabía lo que les estaba pasando, “teníamos mucho miedo porque nos podían hacer cualquier cosa”. Luego de más de una hora de maltrato, los subieron a un patrullero, junto con dos hombres que hicieron bajar de otro colectivo. J. C., en un descuido de sus cancerberos, le pasó un breve mensaje a su madre por el celular, que había podido conservar, al contrario de lo que le ocurrió a su hermano. Los tuvieron mucho tiempo en una especie de calabozo, sin rejas, sucio, tenebroso, sentados en el piso, hasta que les permitieron hablar unos pocos minutos con Silvia, su mamá.

Lo que los chicos no sabían era que Silvia ya se había enterado de que los habían hecho bajar del colectivo, porque en el mismo transporte iba un conocido del barrio, que estudia en el Mariano Acosta, que le avisó a una tía suya y ella a la mamá de los dos. “Lo primero que hice fue comunicarme con Juan Tucci, un abogado amigo, quien empezó a llamar a todas las comisarías de Lanús”. Cuando averiguaron que estaban en la quinta, Silvia fue allí con los documentos de sus hijos, porque pensaba que los habían detenido por no llevarlos encima. Para poder retirarlos de la comisaría, les hicieron firmar un acta por supuesta “resistencia a la autoridad” y porque en las mochilas tenían una pieza de madera y un inofensivo punzón para coser zapatos.

El padre de los chicos, que había llegado a la quinta junto con la hija mayor, Aylén, estaba ya por llevarse a sus hijos, cuando Silvia los vio por primera vez y se dio cuenta de que uno de ellos estaba golpeado. F. C. le dijo a su madre “nos golpearon unos pibes que nos robaron, pero ellos (por los policías) también nos golpearon”. Los dos hermanos contaron la odisea vivida y Silvia comenzó a increpar a la mujer policía que les entregaba a sus hijos: “Mirá como están y vos no hiciste nada para que los trataran bien”. La mujer policía y el agente que había manejado el móvil en el que los llevaron a la comisaría dijeron casi a dúo “nosotros no fuimos, no hicimos nada”.

Ante la situación, se hizo presente el responsable de la comisaría y los llevó a una oficina donde les aseguró que “van a poder hacer la denuncia, yo no voy a encubrir a nadie, estén tranquilos”.

Lo curioso fue que, por un lado, le tomaron declaración testimonial a los chicos para que contaran lo que habían vivido, pero al mismo tiempo, le presentaron otro escrito, para que lo firmaran. En él los obligaban a reconocer que los habían detenido por “resistencia a la autoridad”. Como rechazaron los términos, maltrataron a toda la familia y los amenazaron con retener a los chicos, que estuvieron detenidos sin causa alguna desde las dos de la tarde hasta la una de la mañana del jueves 5. El que más los presionó fue el comisario a cargo de la seccional quinta. Finalmente los chicos recuperaron su libertad y ahora, los abogados Juan Tucci y Carlos Zimmerman presentarán una denuncia judicial por los apremios ilegales, y por la evidente irregularidad de todo el procedimiento.

Zimmerman señaló que en ningún momento se dio intervención a las autoridades del fuero penal juvenil. El móvil policial en el que los chicos fueron llevados a la comisaría y en el que iban los policías que más los maltrataron estaba identificado como RO22648 y la patente era DOT682.

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La palabra absoluta

Un sitio para tu disfrute. ¡Agasájate!

A %d blogueros les gusta esto: