Skip to content

Aumento en cuotas 

Acuerdo con YPF, Shell y PAE

Imagen: Télam

El Ministerio de Energía anunció un acuerdo con YPF, Shell y Pan American Energy para congelar durante mayo y junio el precio de la nafta, aunque acordaron que a partir de julio los precios vayan incorporando las variaciones de costos que antes absorbieron las empresas. Es decir, durante mayo y junio los consumidores de nafta se tomarán una deuda con las petroleras que irán pagando en el segundo semestre. Así, el Gobierno logra desactivar un factor inflacionario adicional para este mes y el siguiente, aunque se mantiene el efecto final sobre la inflación anual.

El gobierno de Cambiemos dolarizó el precio de la nafta al liberar la definición de los precios según la cotización internacional del barril de crudo. Es decir, estableció que el mercado local ajuste según el precio del commodity y del dólar y eliminó las restricciones que regían para que las petroleras apliquen modificaciones de precios.

Con la escalada del dólar de las últimas semanas y la sensible suba de las expectativas de inflación, el Gobierno dio un paso atrás y negoció retrasar unos meses las subas correspondientes a mayo y junio. “El Ministerio de Energía y Minería suscribió con las empresas YPF, Pan American Energy y Shell Argentina, y ha invitado a adherir a las restantes empresas refinadoras y comercializadoras que actúan en el país, un acuerdo de estabilidad de precios, por el que las empresas mantienen los precios actualmente vigentes de los combustibles, antes de impuestos, durante los meses de mayo y junio de 2018”, comunicó la cartera que dirige Juan José Aranguren. El Gobierno justificó esa decisión a partir de “los aumentos del precio internacional de petróleo crudo y las variaciones en el valor del dólar estadounidense, y con el fin de amortiguar los efectos de dichos aumentos en el precio local de los combustibles y contribuir a la estabilización en el corto plazo de los precios de la economía”.

“La firma del acuerdo, como medida de excepción, permitirá mitigar el efecto de las variaciones de costos mencionadas, propiciar una adecuación más paulatina de los precios locales de los combustibles y atenuar la incidencia de tales variaciones en los precios de la economía, en favor del interés económico general”, festejó Energía. Sin embargo, suena a poco: el convenio permite a las petroleras “compensar las diferencias resultantes de las variaciones de costos acumuladas en dicho período –en relación a mayo y junio– durante un periodo de seis meses a partir del 1 de julio de 2018”. Es decir, esas subas se sentirán en el segundo semestre.

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: