La oposición unida venció a Cambiemos y logró aprobar en Diputados el freno a los “tarifazos”

El proyecto para que las tarifas no suban más que los salarios obtuvo 133 votos afirmativos, 94 negativos y tres abstenciones. El oficialismo denunció “irresponsabilidad” y “demagogia”, y culpó a la gestión anterior por la herencia energética, pero no le alcanzó. Ahora será el turno del Senado. El presidente prepara el veto.

La oposición unida ganó este miércoles el primer round parlamentario de la discusión sobre tarifas. Con 133 votos afirmativos contra 94 negativos, el arco peronista y el kirchnerismo consiguieron aprobar el proyecto de ley para ponerle un freno a los aumentos, en una sesión de alto voltaje atravesada por las incipientes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El interbloque Cambiemos hizo esfuerzos discursivos por calificar a la iniciativa de “irresponsable” y culpó a la gestión anterior por la herencia recibida en materia de política energética. Pero no alcanzó: el oficialismo vio pasar ante sus ojos el triunfo de la oposición y ahora deberá afrontar el debate en el Senado. De repetirse el resultado, la ley va camino al veto presidencial.

El Frente Renovador, liderado por Graciela Camaño, y el interbloque Argentina Federal, conducido por Pablo Kosiner, garantizaron el grueso de los votos para avalar el proyecto. El Frente para la Victoria-PJ, al mando de Agustín Rossi, dejó de lado sus diferencias -proponía retrotraer tarifas a diciembre de 2017 y suspender los aumentos en 2018- y acompañó al espectro peronista.

A la hora de votar también hubo tres abstenciones, del bloque de Martín Lousteau (Evolución), quien defendió su propio proyecto. Y se destacaron las bancas vacías de la Coalición Cívica. Diputados del Movimiento Evita colocaron una gigantografía de Elisa Carrió a modo de burla, pero Emilio Monzó, molesto, los mandó a sacarla.

El corazón del proyecto aprobado consiste en que la actualización de las tarifas no supere a la variación salarial para los usuarios residenciales, y en el caso de las pymes a la variación del índice de precios mayoristas -sólo para las de consumos medios y bajos-. La futura ley sólo alcanzaría a los servicios de concesión nacional, y las provincias podrían adherir.

Los mentores del proyecto -el justicialista Diego Bossio y el massista Marco Lavagna- tuvieron que dar marcha atrás con la rebaja del IVA en las facturas del 21% al 10,5%. Por tratarse de un impuesto coparticipable, esa reducción había sido muy cuestionada por gobernadores. Y en el radicalismo advertían sobre un costo fiscal de 49.300 millones de pesos sumando 2018 y 2019.

Esa no fue la única modificación que sufrió el texto aprobado en comisiones. También se amplió el espectro de beneficiarios de la tarifa social -se incluyó, por ejemplo, a los clubes de barrio-, y se eliminó el tope de aumentos para el transporte automotor (colectivos) y peajes.

“Esto no es un proyecto de ley de desestabilizadores, de demagogos, ni de irresponsables: es un proyecto que trae la solución que está exigiendo la sociedad argentina”, afirmó el presidente de la Comisión de Obras Públicas, Sergio Ziliotto, al abrir el debate, que se extendió durante 12 horas.

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s