Skip to content

La industria en plena crisis

La utilización de la capacidad instalada cayó al 61,8 por ciento en junio

Cayó 3,3 puntos por debajo de mayo y 5,3 puntos menos que en el mismo período del año pasado. Los sectores más afectados en la comparación interanual son refinación de petróleo, caucho y plástico, y productos textiles.

En la industria textil la utilización de la capacidad bajó al 55,4 por ciento.
En la industria textil la utilización de la capacidad bajó al 55,4 por ciento. 
Imagen: Sandra Cartasso

La utilización de la capacidad instalada de la industria retrocedió en junio al 61,8 por ciento, 3,3 puntos por debajo de mayo y 5,3 puntos menos que en el mismo período del año pasado, según informó ayer el Indec. Con respecto a junio de 2015 la caída acumula 9,3 puntos. Los sectores más afectados en la comparación interanual son refinación de petróleo, que se derrumbó 17,7 puntos, caucho y plástico, que cayó 11 puntos, y productos textiles, que retrocedió 10,8 puntos.   

La utilización de la capacidad instalada evoluciona a corto plazo de manera conjunta a la producción. Cuando sube el nivel de actividad industrial avanza el empleo de las máquinas y equipos, siempre que no haya nuevas inversiones. En cambio, cuando cae la actividad se reduce la utilización del equipamiento, o lo que es lo mismo, es mayor la capacidad ociosa. El Indec informó a comienzos de mes que la industria se había derrumbado en junio un 8,1 por ciento y la menor utilización de la capacidad instalada es otra evidencia de ese retroceso, lo que repercute en despidos y suspensiones. De los doce bloques sectoriales que habitualmente releva el Indec, once cayeron con respecto al mismo mes de 2017.

La mayor baja fue en la utilización de la capacidad instalada de refinación de petróleo que retrocedió 17,7 puntos en doce meses, pero 8,8 puntos con respecto a mayo. El informe del Indec remarca que esta baja es consecuencia “de las paradas de planta realizadas por empresas del sector”, algo obvio, pero no aclara porque hubo menos refinación. Entre los motivos que explican este parate se encuentra la fuerte devaluación del peso que dejó el precio de los combustibles por debajo de la paridad de importación y le puso freno a la importación de crudo para refinación. Por ejemplo, Shell y Trafigura, que solo se dedican a refinar combustibles, disminuyeron su actividad porque dejaron de importar y el precio que reciben por las naftas en el mercado local no alcanza a compensar lo que pagan por el crudo en el mercado local. 

En lo que respecta a la producción de caucho y plástico, la utilización de la capacidad instalada fue de 54,8 por ciento, 7,6 puntos menos que en mayo y 11 menos que en igual mes de 2017. Según el informe del Indec, la menor producción de neumáticos se vincula con paradas de planta por conflictos gremiales en algunos de los establecimientos productivos del sector, aunque además se aclara que se observan disminuciones tanto en las ventas de neumáticos al mercado interno como en las exportaciones. En cuanto a las manufacturas de plástico, el retroceso está vinculado de manera directa con el brusco freno de la economía local. El Indec remarcó que se registran menores pedidos de productos plásticos para la actividad de la construcción (caños y perfiles plásticos) y de envases plásticos para la industria alimenticia y de bebidas, y el sector de productos personales y artículos de limpieza. Además, el organismo de estadísticas aseguró que se observaron disminuciones en los pedidos de autopartes plásticas, vinculadas a la menor actividad del sector automotor. 

En la industria textil la utilización de la capacidad bajó al 55,4 por ciento, 4,5 puntos menos que en mayo y 10,8 por ciento menos que hace un año. El Indec destacó que la baja fue consecuencia de la contracción en la elaboración de tejidos y de hilados de algodón, lo cual se vincula con el menor nivel de pedidos por parte de los rubros fabricantes de prendas de vestir y otras confecciones. 

La situación también es complicada en la industria automotriz, donde la utilización de la capacidad bajó en un año de 55 a 47,7 por ciento. La explicación se encuentra en el mal momento que atraviesa la venta de autos por la recesión económica. Según el Estimados Mensual Industrial, la industria automotriz disminuyó 11,8 por ciento en junio de 2018 respecto a igual mes del año anterior. Asimismo, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), la cantidad de unidades producidas en los segmentos de automóviles y utilitarios cayó 13,4 por ciento en junio con respecto al mismo mes del año pasado.

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: