Saltar al contenido.

Atacan al candidato ultraderechista en Brasil

Apuñalaron a Jair Bolsonaro en un acto político en Minas Gerais; la herida es grave pero él estaría fuera de peligro

El atacante Adelio Bispo de Oliveira, un evangelista de 40 años, fue detenido de inmediato por la seguridad de Bolsonaro. La agresión alteró aún más la tensa campaña electoral. El PT repudió de inmediato la violencia. Se espera el avance de la investigación.

La expresión de dolor del candidato Bolsonaro al ser acuchillado en un acto político en Minas Gerais.
La expresión de dolor del candidato Bolsonaro al ser acuchillado en un acto político en Minas Gerais. 

Desde Brasilia

El candidato presidencial Jair Bolsonaro fue apuñalado ayer por la tarde cuando realizaba una actividad proselitista en  Juiz de Fora  generando otro hecho conmocionante en una campaña, y en un año político, cargados de nitroglicerina. El ataque ocurrió cerca de las 15.40 horas cuando el capitán retirado del Ejército, segundo en las encuestas preelectorales, se desplazaba en medio del gentío por el centro de esa ciudad del estado de Minas Gerais, en el sureste del país. La imágenes del hecho no permiten identificar al atacante, sí a la víctima, con una remera amarilla, que luego del cuchillazo fue registrada en posición horizontal, apoyando un paño blanco sobre su abdomen, cuando era trasladada por sus asistentes para luego ser internado en la Santa Casa de Misericordia, un centro médico ubicado a unos dos kilómetros del lugar del incidente.

Minutos después de ingresado al hospital su hijo Flavio Bolsonaro declaró que la herida de su padre  no era profunda y había sido suturada con seis puntos. A esa hora, cerca de las diecisiete, la televisión y las redes sociales hervían de informaciones de todo calibre.

Había pasado a un segundo plano la última encuesta del instituto Ibope, contratada por el grupo de medios Globo, que excluyó a  Luiz Inácio Lula da Silva, el candidato del Partido de los Trabajadores que se ubicó primero en todos los sondeos realizados este año.

Pasadas las seis de la tarde el hijo de Bolsonaro formuló nuevas declaraciones anulando las anteriores. “Fue más grave de lo que esperábamos” corrigió. Una fuente de la Santa Casa de Misericordia declaró a un canal de televisión que sufrió heridas en una arteria, los intestinos y una hemorragia importante y su cuadro era “estable”.

Los partes médicos comenzaron a superponerse con la evolución de la campaña a un mes y un día de los comicios más anómalos desde el fin de la dictadura en 1985. El atentado fue “lamentable, la violencia es injustificable” dijo Gleisi Hoffmann, presidenta del PT.  Su compañera, la titular del PT de Minas Gerais, pidió que “los hechos sean investigados con prescindencia, informo que el sospechoso no es afiliado al PT”. Este comunicado dejaba entrever la preocupación del partido con las informaciones, algunas ciertas otras probablemente tóxicas, sobre el sospechoso Adelio Bispo de Oliveira, de 40 años, oriundo de Montes Claros. El hombre fue reducido de inmediato por el ostensible entorno de seguridad de Bolsonaro. La reconstrucción minuciosa del atentado es crucial para comprender si fue movido por razones políticas, lo que parece más probable, o por una persona descontrolada o con problemas psiquiátricos. Bolsonaro desata adhesiones hipnotizadas y odios, es un tipo de líder que alimenta conductas atípicas, hasta patológicas.

Mientras se esclarecen los hechos, si es que existe voluntad política de hacerlo, un primer análisis indica que el atentado tiende a modificar  brutalmente el tono de la pelea electoral. 

Sumando un ingrediente, la violencia, que contribuye a la exaltación de los grupos más incondicionales del bolsonarismo. No se puede descartar que el candidato del Partido Social Liberal incremente su popularidad en los próximos sondeos. En el que se conoció esta semana de Ibope tenía el 22 por ciento de apoyo y el 44 por ciento de rechazo.

Es prematuro arriesgar un pronóstico sobre como afectará este hecho la pelea de Lula contra la proscripción de la que es víctima. Y en que modo este hecho impactará en el resto del espectro electoral, incluyendo al probable sucesor de Lula, su actual candidato a vicepresidente Fernando Haddad.

Todo se descalabró. En algunos blogs se establecieron paralelos exagerados entre lo ocurrrido en Juiz de Fora con el magnicidio de John Kennedy  atribuido a un atacante solitario, Lee Harvey Oswald.

El ataque de ayer no tuvo la dimensión del de Dallas en noviembre de 1963. Si hubiera que buscarle algún parecido, aunque lejano, tal vez quepa el asesinato de Luis Donaldo Colosio el 23 de marzo de 1994. Primero porque el escenario del ataque fue similiar, gentío rodeando a la víctima en Lomas Taurinas, norte mexicano. Segundo porque fue el hecho de violencia que contribuyó a descomponer un sistema políticamente moribundo como era el que controlaba el PRI desde hacía setenta años. Tercero porque hasta hoy sigue preso un asesino improbable, como Mario Aburto, un biombo detrás del cual se escondió un plan mayor. Ayer el supuesto atacante de Bolsonaro, Adelio Bispo de Oliveira, fue fotografiado con la mirada perdida y un ojo amoretonado debido a la aparente golpiza. Ese hombre parecía dispuesto a confesar cualquier cosa, lo que hizo y lo que no hizo. Una reportera de  Globo se apresuró a realizar un rayo equis del sospechoso: “es de izquierda, está contra la causa Lava Jato y no le gusta el capitalismo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: