Saltar al contenido.

Las internas al descubierto

El radicalismo y el ala política del Ejecutivo celebraron la marcha atrás

Desde el radicalismo se adjudicaron la marcha atrás del Gobierno que integran y lo celebraron en las redes. También hubo alivio en el ala política del Ejecutivo. Iguacel quedó mal parado, pero Macri lo respaldó.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, encabezó ayer un encuentro del oficialismo en el Teatro Regina.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, encabezó ayer un encuentro del oficialismo en el Teatro Regina. 
Imagen: NA

El affaire de la suba retroactiva del gas volvió a poner de relieve las internas del oficialismo. Primero en Cambiemos, con el radicalismo haciendo punta con el rechazo a la medida y luego celebrando haber tenido éxito. Por el otro, en el propio Ejecutivo, donde el “ala política” volvió a cobrarse un triunfo sobre el “ala económica”, en la que se alistan los funcionarios que sólo quieren cerrar el déficit sin pensar en las consecuencias. Lo más insólito es que el secretario de Energía, Javier Iguacel, arregló el cobro del retroactivo en cuotas directamente con el presidente Mauricio Macri saltándose tanto a su hipotético superior, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, como al jefe de Gabinete Marcos Peña.

“Lo logramos, el radicalismo consiguió frenar la suba retroactiva del gas”, festejó en Twitter el senador Angel Rozas la marcha atrás de la medida tomada por el Gobierno del que él forma parte. Es verdad, el radicalismo había hecho públicas un día antes sus diferencias con el nuevo tarifazo. El presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, había declarado públicamente que la suba producía “una dificultad muy grande” en la gente. Luego de esa declaración, le llevaron al Ejecutivo la propuesta de que fuera el Estado quien se hiciera cargo de la diferencia para las distribuidoras.

En verdad, la idea ya había sido manejada en reuniones que mantuvieron durante la semana funcionarios del Poder Ejecutivo. Una solución así impulsaban los del ala política que integra, por ejemplo, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Las versiones mencionaban que el lunes Frigerio y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, habían tratado de persuadir a Marcos Peña de la inconveniencia de la medida porque de un plumazo echaba por tierra los acuerdos que tan trabajosamente venían tejiendo con los gobernadores y legisladores de la oposición para la aprobación del Presupuesto. 

También le aseguraron que la medida cautelar pedida por el fiscal Guillermo Marijuán y la catarata de amparos que se venían presentando en juzgados en todo el país tenían muchas posibilidades de prosperar, por lo que el Gobierno quedaría muy mal posicionado: enfrentado con aliados y opositores, y encima sin posibilidades de hacer efectivo el cobro. 

Una vez tomada la decisión de anular el pago del retroactivo, quien ahora queda muy mal posicionado es el secretario Iguacel, ideólogo de la compensación y quien puso la cara en la conferencia de prensa brindada el lunes en la que aseguró que el pago en 24 cuotas era la mejor salida posible. Desde la Secretaría de Energía hacían circular la versión de que Iguacel, originalmente, había sido de la idea de emitir un bono para compensar la deuda a las empresas pero que el FMI se lo vetó. Sin embargo, desde el ministerio de Hacienda que encabeza Nicolás Dujovne –jefe de Iguacel– afirman que el ministro no estaba al tanto de la medida publicada en el Boletín Oficial el viernes pasado. Iguacel lo arregló directamente con Macri. Ya cuando estaba en Vialidad Nacional, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, lo acusaba de maniobras similares. Ahora, Dujovne figura entre los más enojados con Iguacel.  

Con todo, el secretario de Energía habría recibido ayer el respaldo del presidente Mauricio Macri en un encuentro en la Quinta de Olivos. Juntos hicieron un repaso de lo sucedido en los últimos días y Macri habría coincidido con los puntos de vista de su secretario, con quien mantiene una buena relación personal. Los dos son de la idea de que los contratos con las empresas se deben cumplir como requisito indispensable para la llegada de inversiones. Siempre de acuerdo con la versión que ofrecían desde la Secretaría de Energía, Macri habría asegurado la continuidad de Iguacel pese al papelón. 

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La palabra absoluta

Un sitio para tu disfrute. ¡Agasájate!

A %d blogueros les gusta esto: