Saltar al contenido

Con nuevos aumentos en los servicios el Gobierno echa más nafta a la inflación.

Subte gold

El subte subirá un peso por mes hasta llegar a 16,50 en febrero. Con el ajuste de agosto suma un alza de 120 por ciento

El macrismo les asegura a las empresas la rentabilidad sin importar las vicisitudes económicas ni las dificultades de los usuarios.
El macrismo les asegura a las empresas la rentabilidad sin importar las vicisitudes económicas ni las dificultades de los usuarios. 

Cambiemos mantiene viva la llama de la inflación. El Gobierno porteño presentó ayer en audiencia pública la propuesta para aumentar un peso por mes el pasaje del subte a partir de noviembre, hasta alcanzar los 16,50 en febrero próximo. El incremento también aplicará para el pase del servicio de Premetro, con ajustes de 50 centavos mensuales hasta los 6 pesos. De esta manera, el oficialismo continúa ejerciendo presión al bolsillo, mientras aplica una serie de políticas monetarias contractivas y ajustes del gasto que congelan la actividad económica para morigerar la inflación. La suba en el subte se empalma así con el último incremento en colectivos y trenes que se terminó de aplicar este mes. El traslado de la devaluación a los precios internos, principalmente combustible y alimentos, y los tarifazos en servicios públicos y transporte llevaron la inflación en septiembre al 40,5 por ciento interanual. En el Gobierno reconocen que todavía restan las cifras de octubre y noviembre por el traslado de la devaluación, mientras atizan la inflación con ininterrumpidos aumentos en los servicios regulados. La perspectiva para el año es que la suba de precios se ubique entre 45 y 50 por ciento a nivel nacional. 

El Gobierno no da tregua y no hay mes donde no haya un listado de aumentos de servicios públicos. El argumento oficial es que hay que compensar la devaluación, luego de dolarizar las tarifas como en los ‘90. Se trata de la misma devaluación del 50 por ciento de la moneda que licuó buena parte del poder adquisitivo de los salarios. A las empresas el macrismo les asegura la rentabilidad sin importar las vicisitudes económicas. A través de la empresa subterráneos de Buenos Aires (Sbase), que administra la red porteña de subtes, la administración porteña de Horacio Rodríguez Larreta confirmó la intención –adelantada en agosto– de actualizar la tarifa un peso por mes respecto de los actuales 12,50 hasta llevarla a 16,50 en febrero. Justamente en agosto la tarifa había saltado de 7,50 a 12,50 pesos. O sea que en solo seis meses el viaje en subte aumentará un 120 por ciento. En 2012 la Nación traspasó la red de subterráneos al gobierno porteño y en ese momento el pasaje costaba 1,10 pesos, con lo cual el incremento desde entonces hasta febrero será de 1400 por ciento. 

El esquema propuesto mantiene el sistema de tarifa escalonada para  pasajeros frecuentes, que implica descuentos del 20, 30 y 40 por ciento en el costo del pasaje según la cantidad de viajes realizados durante el mes. También continuará el descuento por combinación de dos o más medios de transportes a través de la red Sube y los pases gratuitos para jubilados y pensionados, personas con discapacidad y personas trasplantadas. Asimismo, el boleto estudiantil continuará siendo gratuito para alumnos de escuelas secundarias y terciarias.

Este mes se había concluido el aumento escalonado en trenes y colectivos bonaerenses y porteños. El 15 de octubre se aplicó la última etapa, siendo el sexto aumento en el año, llevando el boleto de colectivo más barato a 13 pesos y el trayecto más largo a 16,50 pesos. En el caso de los trenes, en las líneas San Martín, Sarmiento y Mitre la tarifa máxima es de 13,25 pesos; en el Belgrano Norte, de 11 pesos; en el Urquiza, de 9,50, y en el Roca y Belgrano Sur, de 8,50. En lo que va del año los viajes en colectivo acumularon un 116 por ciento de aumento (respecto de los 6 pesos que costaban en enero), mientras que para las líneas ferroviarias el incremento alcanzó hasta un 118 por ciento.

El impacto directo en los precios fue confirmado por el Indec, que difundió una inflación para septiembre de 6,5 por ciento, con lo cual igualó la mayor marca de la gestión de Cambiemos, de abril de 2016, siendo la más alta desde 2002. El principal aporte a la inflación mensual de septiembre provino del rubro alimentos y bebidas, seguido de prendas de vestir y transporte. En nueve meses, la suba de precios acumula un 32,4 por ciento, mientras que la inflación interanual arroja un alza de 40,5 por ciento. No obstante, según datos oficiales, el rubro que mayor incremento presentó en septiembre fue transporte, con el 10,4 por ciento. Transporte acumula en nueve meses un alza de 47,4 por ciento y de 58,8 por ciento en la comparación interanual. El incremento mensual se explica por la quita de subsidios implementada por el Ministerio de Transporte, que motivó una suba del boleto de colectivo entre un 10 y un 12 por ciento sólo durante  septiembre, mientras que el servicio de tren exhibió un alza de alrededor de un 20 por ciento.

Posted in: NACIONALES, SOCIALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La palabra absoluta

Un sitio para tu disfrute. ¡Agasájate!

A %d blogueros les gusta esto: