Saltar al contenido

La ventaja de consultar pronto

Alertan por el subdiagnóstico del cáncer de mamas en varones

El uno por ciento de los casos de cáncer de mama se desarrolla en hombres, pero porque se lo acostumbra asociar a las mujeres los médicos suelen detectar tardíamente el mal o los pacientes llegan a la consulta tarde. Qué recomiendan los expertos.

El diagnóstico en hombres requiere los mismos pasos que en mujeres.
El diagnóstico en hombres requiere los mismos pasos que en mujeres. 

Alrededor del uno por ciento de los casos de cáncer de mama se desarrolla en hombres, con mucha mayor frecuencia entre los 60 y los 70 años. En general lo descubre el mismo paciente, ya que detecta en sus mamas algunas anomalías que lo impulsan a consultar al médico. En el caso de los hombres, la primera consulta suele ser al clínico, que luego de la revisación indicará el camino a seguir (tomografía, mamografía, análisis de laboratorio, consulta con el mastólogo). La doctora Valeria El Haj explicó a PáginaI12: “Se habla mucho del cáncer de mamas en mujeres y eso está muy bien, porque es el que más muertes femeninas produce. Pero casi no se habla del cáncer de mamas en hombres, y eso está muy mal. Es cierto que la incidencia es pequeña, aproximadamente el uno por ciento de los pacientes son hombres. Pero justamente por eso, se llega al diagnóstico y al tratamiento en estadios en los que los tumores ya están muy avanzados. Y entonces el pronóstico se complica”.

Los síntomas que llevan al varón a consultar al médico son los mismos que presentan las mujeres: masa o engrosamiento de la mama o cerca de ésta o en los ganglios del área de la axila, cambio en el tamaño o la forma de la mama (especialmente si es distinta una mama de la otra), hoyuelos o arrugas en la piel, si el pezón se vuelve hacia adentro, líquido que sale del pezón (en especial si tiene sangre), piel escamosa, roja o hinchada en la mama, el pezón o la aréola (área oscura de piel que rodea el pezón), hoyuelos en la mama parecidos a la piel de naranja (se llama piel de naranja). “El problema con la falta de difusión del cáncer mamario en hombres es lo tardío del comienzo del tratamiento. Hay pacientes que llevan años de consulta a dermatólogos por problemas en la piel de las mamas y a ninguno de los médicos se les ocurrió esa posibilidad y los tratan como pacientes con algún tipo de dermatitis. Y en realidad es que ya hay una metástasis cutánea de un cáncer de mamas”, insistió El Haj.

¿Y cómo se diagnostica? “Exactamente igual que en las mujeres: a través de mamografías y ecografías mamarias. Son dos estudios complementarios, que sirven para indicar o no una biopsia. La única confirmación certera de que hay o no tejido canceroso se obtiene con el análisis de los tejidos. Y a partir de eso, se ve cuál es el camino a seguir”, aseguró la médica. Es raro pensar en una mamografía en un varón (hay que poner el seno en una máquina que lo oprime un poco y, mediante rayos X, obtiene una imagen del tejido interior), pero la naturaleza es sabia… y El Haj cuenta: “Un altísimo porcentaje de los cánceres de mama masculinos se dan en los varones de más de 60 años. A esa altura, el desarrollo del tejido adiposo permite perfectamente una mamografía. Por supuesto que no todos los bultos son cancerosos y tampoco es cuestión de sembrar el pánico y empezar a insistir con mamografías para todos. Por eso hay que estar alertas con los factores de riesgo”. Muchos hombres con sobrepeso desarrollan una acumulación de tejido adiposo en las mamas, que se llama ginecomastia. Este problema favorece la formación de tumores.

El factor más importante a tener en cuenta son los antecedentes familiares: “Un paciente con un historial de cáncer en varones de su familia tiene más probabilidades de sufrir la enfermedad. Ojo, son más probabilidades, no quiere decir que indefectiblemente va a tener cáncer. Pero sí hay que saberlo y si aparece algún síntoma, tomarlo en cuenta para diagnosticarlo o descartarlo cuanto antes y comenzar el tratamiento”. 

Otros factores son las alteraciones hormonales, ya que el exceso de estrógenos predispone a las formaciones tumorales. Los problemas hepáticos, como la cirrosis (que provoca un aumento de los estrógenos, ya que el hígado no puede metabolizarlos) y los problemas de tiroides también aumentan las probabilidades. Y, por supuesto, los habituales, como el tabaquismo, el alcoholismo, el sobrepeso, la obesidad. “No hay que dejar afuera los problemas testiculares, como la orquitis (inflamación de un testículo) o cualquier otra molestia o daño. En estos casos, además de tratar los síntomas hay que averiguar exhaustivamente las causas”, agregó la médica. E insistió: “No hay que entrar en pánico. Se trata de conocer los factores de riesgo y controlarlos. Y consultar con el médico apenas aparecen los síntomas. Hay que prestar especial atención a los antecedentes familiares y contárselos al médico al que se consulta para que esté alerta. Atacado a tiempo, con quimioterapia, radioterapia y/o cirugía (total o parcial) tiene las mismas posibilidades de sobrevida que en las mujeres. El diagnóstico precoz es lo que marca la diferencia, ya que mejoran muchísimo las probabilidades si el problema es tomado a tiempo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La palabra absoluta

Un sitio para tu disfrute. ¡Agasájate!

A %d blogueros les gusta esto: